George Crumb (Charleston, SC, EEUU, 1929 – 2022) compuso El canto de la ballena en 1971. Creada para flauta, cello y piano, Vox Balaenae se basa en los sonidos producidos por la ballena jorobada.

A través de estos efectos sonoros sorprendentes, los instrumentos se transforman con la presencia de crótalos en sonidos de ballena, gaviotas y fondos marinos, trasportándonos al hábitat de la ballena.

George Crumb describe en su partitura indicaciones sobre el empleo de la luz escénica o el uso de máscaras por los intérpretes, tratados como meros vehículos para la transmisión de sonidos.

Por encargo de Soinuaren Bidaia, el musicólogo y profesor Eduardo Chávarri ha creado un relato original para este espectáculo, brindando un viaje musical a todos los asistentes.

«El público tendrá la oportunidad de descubrir los sonidos más espectaculares de la naturaleza, tomando el gran océano como punto de partida.

Alegoría en defensa del cuidado del medio ambiente, una ballena jorobada es la guía en un viaje que pretende dar respuesta a la llamada de socorro de la naturaleza, agotada por al contaminación causada por el ser humano.»

Eduardo Chávarri